CAÑIZO

Habitantes: 243

Historia

Estas tierras fueron ocupadas muy tempranamente, como se deduce de los objetos paleolíticos encontrados en el yacimiento de “El Raso”. También dejaron huella de su paso por estas tierras los romanos, como lo atestigua la figurita de bronce del siglo IV encontrada en el pago de Fuentemiro, que puede contemplarse en el Museo de Zamora.

Este pueblo se remonta al siglo IX, posiblemente repoblado con mozárabes, alza su caserío a las orillas del río Valderaduey. Su nombre hace referencia a las cañas, abundantes en las márgenes de los cauces fluviales con las que, tal vez, se levantaron las cubiertas de sus primitivas viviendas. Se conserva el fuero dado a Cañizo por el Monasterio de Carracedo (1234). Tuvo suerte y sobrevivió, aunque otros no tuvieron tanta suerte.

Sobre una loma y visible desde gran distancia, se eleva, solitaria, la que fue espadaña de la iglesia del lugar de Toldanos, mozárabes venidos de Toledo que en el lejano siglo X levantaron ese poblado, que desaparecería algunos siglos después.

En 1466, Cañizo fue uno de los trece pueblos pertenecientes al señorío de los Condestables de Castilla que hicieron Voto en Villalpando, defendiendo la Inmaculada Concepción de la Virgen.

Puntos de Interés

La iglesia de Cañizo, dedicada a San Pelayo, es una obra renacentista que se remonta al siglo XVI.

El retablo principal es de estilo barroco y en él se entroniza la figura del santo titular. También se conserva en el templo una imagen de la Virgen, de la época de construcción del templo, y una cruz de plata del siglo XVIII.

Las viviendas de Cañizo presentan unas características diferentes a las de otros pueblos del entorno, pus sus muros de tapial están decorados con un esgrafiado a base de dibujos geométricos de muy variado  diseño.

Juto al Valderaduey, aguas abajo, se alzan las ruinas de un molino harinero (Molino de Bradilla).

Fiestas y tradiciones

Los quintos en Nochevieja convidan a chocolate y, el día de Año Nuevo, por la tarde, corren las cintas y, seguidamente, organizan una espectacular carrera a caballo desde la Plaza Mayor hasta la carretera de Zamora.

Se festejan las Águedas (5 de febrero) con misa solemne y procesión, conservando el rito de correr después “la miaja” y cantar el “barrilín”.

En mayo los quintos colocan “el mayo” en la plaza (día 1). En el pueblo festejan a San Gregorio (día 9) y a San Isidro (día 15), en ambos casos con misa, procesión y bendición de campos.

Celebran al patrono de la localidad, San Pelayo (26 de junio), con misa en la parroquia y actividades diversas, además de honrar a la patrona, la Virgen de la Asunción (15 de Agosto).